Poesías
2000-2009


En el puente

en el puente,
croando bajo vigas de acero,
los sapos
no hacen sonar al agua.
¿estarán quietos,
pensarán los machos que las hembras
se están acercando de a poco,
los ojos blancos reflejando más luz,
como cuando creí ver al colectivo
en los faroles al fondo de la calle?



Retoño

un animal sediento
se quedaría entre nosotros
fascinado por los colores,
bebiendo nuestra transpiración.
la ceguera lo iría envolviendo
silenciosamente.



Metáfora del día

metáfora del día: el mundo es hoy un músculo, una lengua extendida y contraída como una cobra sin ojos.
¿los edificios, las universidades donde se esconden institutos, críticos, suicidas? alfileres de cabezas gigantes, papilas gustativas, antenas termodinámicas de pocos gestos y taninos sutiles, casi subjetivos.

nacho: -ya lo sabemos, el gusto personal no existe.



Alameda

una alameda recorre en espiral
el terreno de una estancia
y se eleva, escalonada, del suelo.
de noche algo se tala,
y sus raíces vuelven y beben.

adentro, dos copas de vino
reemplazan la silla vacía:
se dice que, cuando se acabe,
el vino seco contra el vidrio
semejará el milagro.



El olor de los limones

el olor de los
limones, las mandarinas,
el aire del sabor de las avellanas bajo una lluvia en el jardín,
el alcohol del off, el costado de la galería cuando las conversaciones se duermen de a poco,
el olor a imán o
los mates espaciados,
el fragor templado de la guerra,
la sombra del río,
el gusto de la tierra bajo el agua en las orillas del Delta
en la nariz,
la tarde de la resolana a la sombra gris perla de tormenta,
la sombra gris azulina como un punto de tinta de tormenta en un anotador de papel secante,
las cortinas de piel de perro ondulando entre los árboles para secarse,
las toallas del humo de los cigarrillos
con los que se despiertan las que nunca se habían dormido,
raspándome el rostro afeitado.

caen los helechos de la ropa,
corazones de alcaucil quedan tiernos, de párpados abiertos, deslizándose como babosas voluptuosas
dentro de las narices de la noche fresca
que ocupa la tarde cuando ésta cayó

olvidan necios lo que los llevó hasta allá,
el perro mira de pie lo que ya se sabe que va a ocurrir,
espera con honor lo predestinado



Lo que pasaba / desde la puerta // y distinguí

prefiero amar
que ser amado
hacerse siendo
lupa
intensamente
succionadas
las fuerzas
de los otros
hacia un
afuera
delante
de los
ojos
prefiero amar
que ser amado
arrojar
íntegramente
dirigida
toda vitalidad
hacia un
otro
que esté
siendo

*

mejilla,
pecho,
dedos en la sien

*



Patagonia andina

no sé cómo
no me dí cuenta
de que el bosque se cerraba.

una leve distracción
fue suficiente
para el pehuén.

camino vehicular…
¡camino vehicular
las pelotas!

ahora por fin -
la montaña aparece
tras las nubes.

¿qué hacen esas
chicas en el pozo
vacío del lago?

¡no puede ser
que en este lugar
no esté pasando nada!

¡tonta caña en
la selva, tonto
simulacro de incendio!

quizás haya
un lago por acá,
pero yo no lo veo.

¡qué triste!
viajar tanto
y no llegar a ninguna parte.



Ciudad

desde cualquier lado se ve el resto de los lados, me dijeron de esa ciudad.
pensé: una explanada infinita y vacía.
pensé: ¿dónde termina?
pensé: el monte en el que uno está pasa a ser el más elevado.
pensé: ¿vive alguien más?
pensé: ahí lo que no se ve se adivina.
pensé: ¿para qué vivir donde no hay nada por ver?
hay que pensar menos en la forma que le dan sus murallas, me dijeron.
hace tiempo que la ciudad se extiende por fuera.



Rain, land and sea hymn

we’ll be sleeping in tents
the sea wetting our beds
to forget the next days

we’ll woo and amaze
within love and regret
for we are bound to forget

we’ll teach easter eggs
to spin and to bend
at who lays and forgets

we will go with the tides
we’ll go with the tides
we’ll go with the tides
we’ll go with ties

we’ll furnish lands ahead
with desks and piles of mails
with decks and pines of mails
with days and pints of mails

we’ll see the snowing plains
won’t the white dove planes
catch our forgetting breath

around our vinyl nest
some people, some friends
a forgotten child’s gaze

we’ll say sorry my friend
but at least we have earned
a whole life to forget

we will never grow old
we’ll never grow old
we’ll never grow old
we’ll never grow

we’ll furnish lands ahead
with seas and seas of mails
with lands and seas of mails
with rains and seas of shame